Estadisticas web
Associació Cultural Amics de Vinaròs
Associació Cultural Amics de Vinaròs

campaña de excavación 2017

POBLADO IBÉRICO DEL PUIG DE LA MISERICÓRDIA

El análisis de Carbono 14 realizado sobre un fragmento de carbón en el laboratorio Beta Analytic Limited, el cual se localizó en la última campaña de excavación del Puig de la Misericòrdia junto a cerámicas acanaladas, confirma una datación de finales del siglo X e inicios del siglo IX a.C., lo cual permite asegurar la presencia de un asentamiento humano en este lugar trescientos años antes de lo que hasta el momento se consideraba. Desgraciadamente parece ser que los restos de este asentamiento perteneciente a un momento cultural de Bonce Final, se encuentran muy destruido por la gran construcción que se hizo en el siglo VII a.C.

 

RESUMEN DE LA CAMPAÑA.

 

Finalizada la campaña de excavación en el Puig de la Misericòrdia realizada dentro del convenio establecido entre la Diputación y el Ayuntamiento, podemos considerar que se han alcanzado los objetivos que se habían propuesta al inicio de la campaña.

 

Se ha excavado la zona noroeste de la fortificación, sacando a la luz la parte superior de la muralla y dos espacios adjuntos a ella. El espacio 16000 corresponde presumiblemente a una zona de almacenaje y elaboración de comida tal y como indica la estrechez del ámbito y el tipo de vasijas localizadas, así como el horno, del cual se ha excavado más de la mitad de él, ya que el resto se encuentra en otro espacio vecino. Hay que indicar que del horno se han recogido muestras para la realización de dataciones paleomagnéticas, dataciones que se realizan por el equipo de la facultad de física de la Universidad Complutense de Madrid dirigido por la catedrática de física de la tierra Dª María Luisa Osete.

Así pues, el Puig de la Misericòrdia se suma a los escasos yacimientos de la península Ibérica en los que se ha realizado este tipo de técnica de datación.

 

Entre las vasijas localizadas destacan tres piezas que prácticamente se encuentran completas, y que serán restauradas durante los próximos meses, y esperamos se puedan presentar en la próxima primavera. Aunque ha sido un pequeño fragmento destaquemos la identificación de un trozo de cerámica fenicia de barniz rojo, un tipo de vasija que aunque es habitual en las factorías fenicias del sur peninsular, no se suele encontrar a latitudes que superen el sureste. También es de interés la parte inferior de una vasija dentro de la cual se localizo una concha marina.

 

Una novedad de la campaña ha sido la identificación de los restos de un momento anterior al edificio fortificado, momento que corresponde según las cerámicas localizadas, acanaladas, al Bronce Final, y que esperamos poder tener los resultados de las dataciones de C14 a finales del mes de agosto, ya que se recogieron restos de carbón junto a estas vasijas acanaladas, que corroborarán la datación relativa de las piezas.

Así pues, este nivel que se localiza por encima de la roca natural y que se encuentra muy destruido por la construcción del edificio, sería la primera ocupación de la cima de la colina, ocupación que situaría al asentamiento en un momento del siglo IX-VIII a.C., cuando hasta esta campaña se consideraba una datación inicial de la segunda mitad del siglo VII a.C.

 

En cuanto a los niveles del siglo VI a.C. destaquemos el hallazgo de un depósito de carácter ritual consistente en un cuarto de ternera, depósito que estaría relacionado con una de las reformas que se hicieron a lo largo de esta sexta centuria. También posiblemente de carácter ritual sea el depósito de dos piezas de piedra pulimentada localizadas en un agujero de una de las paredes.

 

Se ha realizado también una cata en la ladera oeste, cercana a la que se hizo el año pasado, la cual ha proporcionado cerámica indígena a mano, así como algunos fragmento de cerámica fenicia, por lo que podría corresponder a un momento cultural del Hierro Antiguo.

 

Durante los trabajos se han recogidos sedimentos para trabajar en el laboratorio y poder identificar restos de vegetales, y así conocer los cultivos que habían y la vegetación silvestre. También se han recogido los restos de fauna, que una vez analizados indicarán que especies de animales, ya sean domésticas o salvajes, se encontraban en el entorno del asentamiento.

 

En cuanto a las construcciones hay que indicar que la conservación es muy buena, ya que se han localizado estructuras que superan los dos metros de altura, hecho extraño en los yacimientos de la época, ello permitirá una puesta en valor de gran interés y que el yacimiento se oferte como un gran monumento de la Antigüedad.

 

De momento el interés tanto de los vinarocenses como de gente venida de fuera ha quedado patente en la gran afluencia de visitantes que han pasado durante los días que se han realizado las excavaciones, visitantes que han encontrado en los paneles instalados y en la página web (castellonarqueológico.es) un gran apoyo informativo. Hay que destacar que el Puig de la Misericòrdia se encuentra dentro de la ruta cultura de los fenicios que promueve el Consejo de Europa.

 

Por tanto la campaña permite conocer una evolución del asentamiento que se iniciaría durante el Bronce Final (siglos IX-VIII a.C.) seguramente con algún tipo de hábitat de cabañas, continuaría con la construcción fortificada del siglo VII a.C., perteneciente al Hierro Antiguo. La fortificación sería muy reformada durante el siglo VI a.C. en un momento del Ibérico antiguo.

 

En la excavación han participado estudiantes provenientes tanto de Vinaròs y Benicarló como de otras poblaciones, todos ellos alumnos de las universidades de Castellón, Valencia y Barcelona.

 

ARTURO OLIVER FOIX.

 

 

Los trabajos en el yacimiento del Puig de la Misericordia han alcanzado una potencia estratigráfica que alcanza los 2,50 m., conservándose estructuras arquitectónicas de esta altura, lo que indica el grado de conservación de este gran edificio que se inició en el siglo VII a.C.

 

Lo más destacado de la excavación de estos días ha sido la identificación sobre la roca natural de unos pequeños restos que pertenecen seguramente a un momento anterior a la construcción de la fortificación. Para corroborar la cronología se han recogido restos de carbón que serán objeto de una analítica de carbono 14 que permitirá conocer con exactitud la fecha de los restos recogidos, los cuales consisten en fragmentos de vasijas denominadas acanaladas debido al tipo de decoración que tienen.

 

También se ha iniciado una cata en la ladera oeste para comprobar de nuevo la extensión del asentamiento por esta parte de la colina.

 

ARTURO OLIVER FOIX

 

La campaña de excavación que se inició el pasado tres de julio en el Puig de la Misericordia con la participación de alumnos de diferentes universidades españolas, tiene como objetivó la excavación del lienzo nordeste de la fortificación, así como dos espacios que se encuentran adosados a el.


En ambos se ha procedido a la extracción de los niveles de derrumbe y de los restos del muro del mirador de la cruz. Después de estos niveles se han localizado en las dos estancias los correo dientes pavimentos, uno de ellos realizado con. Otero de cal el otro con tierra batida que parece sufrió los efectos del fuego, el cual también se observa en las piedras que forman las paredes. Tanto los niveles exhumados como los pavimentos corresponden a la fase de ocupación del siglo VI a.C, por lo que van acompañados de cerámicas ibéricas, tanto a torno como a mano, las primeras con su característica decoración pintada.

 

Posiblemente con el avance de los trabajos por debajo de estos niveles ibéricos se localizarán los correspondientes al siglo VII a.C, momento fundacional del  edificio.


Cabe destacar entre los hallazgos, a parte de la ceramica y objetos de hierro y bronce, como es el caso de un fragmento de pulsera, la identificación de un depósito ritual consistente en parte de un ternero menor de un año, seguramente un ritual relacionado con algún tipo de construcción que se haría en edificio.

También se han localizado trozos de carbón que permitirán conocer las especies de árboles que habían en el entorno, también se han encontrado varias bellotas.


ARTURO OLIVER FOIX.